Los comerciantes del Norte intentan evitar la apertura dominical en Las Palmas de Gran Canaria porque entienden que con ello se romperá el equilibrio comercial

Periquín: “El pequeño comercio familiar sería el más perjudicado si se aprueba la apertura dominical de los centros comerciales”

Foto Estudio Periquín en Arucas da trabajo a 7 personas

Los representantes de las pymes del Norte quieren sensibilizar a las administraciones públicas y a la sociedad, en general, de que los mercados dominicales viven prácticamente de los fines de semana, al igual que la restauración y el comercio en los pequeños pueblos de la Isla. Sin embargo, la apertura de todas las grandes superficies y almacenes supondrá un corrimiento comercial hacia otras fórmulas comerciales, como son las grandes superficies de la capital, quitándole cuota de mercado a la pequeña y mediana empresa. Esto supondría un paso más para la desaparición y cierre de muchas pymes, con el consiguiente incremento del desempleo en Gran Canaria.

Las pequeñas empresas de la Isla rechazan frontalmente que “se centre toda la oferta comercial de la Isla en la capital grancanaria, porque con ello se está dañando al pequeño y mediano comercio del resto de la Isla, que en muchas ocasiones tiene su día fuerte en la jornada dominical, como es el caso de muchas pymes del Norte, que verían amenazada su supervivencia en caso de que se dé vía libre a la apertura de las grandes superficies en Las Palmas de Gran Canaria”, explica Antonio Medina, presidente de Fenorte.

Sólo por poner un ejemplo, en el mes de diciembre, cuando los comercios de la capital pueden abrir todos los domingos, las pymes de comercio y restauración del resto de la Isla ven que disminuyen su facturación un 70%, con lo que si se decreta la liberalización de horarios comerciales en Las Palmas de Gran Canaria, muchas de estas empresas se verán avocadas al cierre.

 



Fotografías: Radio Arucas